Guía práctica para cambiar el color de los muebles laminados, todo lo que necesitas y el paso a paso

Aprende a  cambiar de color a muebles laminados , dando un nuevo aire a los muebles de todos los tiempos, sin gastar cifras alucinantes y obteniendo un trabajo limpio y preciso. Una guía fácil que te acompañará paso a paso.

Cambiar el color de los muebles laminados: la guía práctica

Si quieres renovar tu casa, pero tu presupuesto es limitado , no necesariamente tienes que esperar a apartar mucho dinero para poder comprar muebles nuevos.

Afortunadamente, hoy en día existen muchos productos en el mercado que pueden satisfacernos, permitiéndonos cambiar de color y tonalidad a nuestros muebles laminados.

El laminado es un material muy utilizado como revestimiento , especialmente para la construcción de muebles de cocina . De hecho, lo encontramos también en la producción de parquet laminado , con efectos realmente sorprendentes.

Para cambiar el color de los muebles laminados , una variación cromática puede ser suficiente y así se crea un juego de luces y sombras. Por lo tanto, puede recurrir a un estilo específico o personalizar un entorno a su manera.

Antes de empezar, compre siempre productos de marca para estar seguro de su calidad y para garantizar los niveles potenciales de contaminación ambiental.

Así que pongámonos manos a la obra y veamos cómo proceder.

Lo que necesitamos

Para comenzar, necesitará estos productos y herramientas:

  • whisky de papel
  • cepillos y guantes de latex
  • Desengrasante o alcohol
  • Papel de lija
  • esmalte a base de agua
  • Producto vitrificante.

Los puedes encontrar en cualquier ferretería o tienda de bricolaje. Obtenga siempre el asesoramiento de un experto para elegir cuidadosamente los mejores productos que satisfagan sus necesidades.

¿Preparado para comenzar?

Quitar pomos y accesorios.

Como primer paso, será necesario eliminar tiradores y pomos , para poder trabajar en la puerta del mueble sin dañar otras piezas. Así podrás esparcir el producto sin problemas.

Si este paso no es posible, pasa a cubrirlos con cinta de carrocero.

Le recomendamos encarecidamente que desmonte las puertas directamente y las coloque sobre una superficie de trabajo, preferiblemente en un área fuera de la casa. De hecho, utilizarás pinturas que inevitablemente desprenden olores embarazados, por lo que el ambiente debe estar bien ventilado.

Limpia bien todas las superficies

Aplicar un desengrasante  o alcohol para liberar la superficie del laminado de suciedad e impurezas. Hay que proceder con firmeza y cautela, cuidando de limpiarlo todo.

También puedes pasar un paño humedecido con agua, para dar una última pasada. Luego déjalo secar.

Empezar a lijar

Antes de poder cambiar el color del laminado , obviamente se debe quitar el antiguo. Así que aquí viene la vieja esponja o lija para ayudarnos.

Pásalo sobre los muebles haciendo  movimientos circulares  . El resultado debe ser una superficie rugosa al tacto, opaca , donde el nuevo color podrá extenderse y adherirse completamente.

Para eliminar cualquier resto de polvo que se haya podido crear, pasar un paño húmedo o pasar un aspirador . De esta forma tendrás la certeza de una superficie libre de toda partícula.

Pasar el glaseado

En este punto puedes aplicar una primera mano de esmalte , mejor si optas por el al agua . Estos son mucho más seguros para nuestra salud y de hecho se recomiendan para pequeños trabajos dentro de los hogares.

La elección del esmalte es muy delicada, ya que este es el momento en el que realmente irás a cambiar el color de los muebles laminados.

Las pinceladas se deben dar a lo largo , evitando pasarse en puntos en algunas zonas, de lo contrario se obtendrá un resultado desigual.

Aplicar al menos  dos manos, dejando un intervalo de al menos 4 horas entre una mano y la siguiente. El esmalte debe estar completamente seco antes de aplicar la siguiente capa.

Extender el glaseado

Llegado a este último paso, sólo queda aplicar un producto de glaseado.  Hablamos de un producto que otorga un agradable efecto de vidrio , protegiendo así también la pintura subyacente.

Al ser obviamente transparente, no hará más que reforzar y realzar aún más el color que hayamos elegido para nuestros muebles laminados.

Más guías de bricolaje

También siga estas ideas para sus pequeñas tareas en el hogar: